lunes, 25 de abril de 2016

Pseudo democracia de corte hitleriano

Pseudo democracia de corte hitleriano

Por: *Marcos Guerrero

La tijera que utilizó Adolfo Hitler para construir todo el andamiaje de su dictadura en el siglo XX, años de 1930, pareciera que la consiguieron los del partido rojo en Venezuela, y confeccionaron algo muy parecido, pero claro está, salvando las distancias, aquella parecía más letrada. Al igual como ocurrió con Hugo Chávez en Venezuela, Hitler alcanzó el poder en Alemania de manera democrática, y las causas del acceso nazi al poder las explica muy bien Daniel Fraenkel en un trabajo titulado “El ascenso nazi al poder y la naturaleza de su régimen”. Hay tantas coincidencias con lo ocurrido en Venezuela en estos 17 años, que ciertamente podemos decir que Chávez y sus acólitos estuvieron en Alemania y en algún lugar hallaron la tijera y decidieron venir a Venezuela a darle trazos a su proyecto pseudo- democrático.
Hitler aprovechó la crisis estructural de la democracia en la República de Weimar, y poco a poco, financiado por grandes grupos económicos que creían en él, de partido político marginalllega al poder con sus secuaces. Igual ocurrió aquí en esta mi noble patria, de simples y llanos desconocidos, valiéndose de lo que ocurría en el estruendoso rechazo a los partidos políticos por la ciudadanía, y habiéndose proyectado con un fallido golpe militar, accedió al poder y lo aprovechó para debilitar y en otras circunstancias para desaparecer instituciones democráticas que habían sostenido una larga vida republicana. Hitler llega al poder a través del Presidente Hindenburg, mientras que aquí en mi entristecida Venezuela, llega por la publicidad y ensalce aportado por un político de renombre que prefiere sus aspiraciones e intereses al bienestar del propio partido y por ende del país.
En Venezuela Hugo Chávez llega al poder ayudado por emblemáticos dueños de periódicos, quienes creían que así con él iban a acceder al mando y logró fue utilizarlos. Además es importante destacar que Hitler antes de llegar al poder, intentó dar, de manera fallida también, un golpe de Estado, hecho por el cual fue detenido y luego fue beneficiado con un indulto, muy parecido al que le dieron al comandante- presidente. Lo más resaltante es que, al igual que Hitler aquí fueron destrozadas las instituciones democráticas y se realizan elecciones a los efectos de dar una apariencia democrática, pero al final las instituciones alcanzadas con el fervor popular son secuestradas por la decisión de un tribunal que recibe completamente las directrices del poder ejecutivo. Así ocurrió con la Alcaldía de Caracas que ganó sobradamente Antonio Ledezma y fue conculcado ese triunfo con actuaciones de índole pseudo legal, desconociéndose la voluntad popular.
Ahora bien, definitivamente la Asamblea Nacional debe madurar que estamos ante una pseudo democracia, que hay instituciones, si así las podemos denominar, que reciben dictados desde Miraflores a quién inevitablemente están subordinadas,  y que desdichadamente no hay Estado de Derecho, que desde hace mucho tiempo anda desaparecido, y que a la Asamblea Nacional con tales decisiones simple y llanamente buscan aniquilar, y que las salidas democráticas están totalmente bloqueadas, ninguna hasta ahora va a ser aceptada por el Poder de Facto al cual se aferran de forma antidemocrática. ¿Entonces?
@MARCOSGUER100
marcosguer100@gmail.com

domingo, 24 de abril de 2016

EL ASCENSO NAZI AL PODER Y LA NATURALEZA DE SU RÉGIMEN Daniel Fraenkel

EL ASCENSO NAZI AL PODER Y LA NATURALEZA DE SU RÉGIMEN
Daniel Fraenkel

Adolfo Hitler
Causas del acceso nazi al poder: algunas reflexiones preliminares. ¿Cómo pudo el *nazismo haber llegado al poder en *Alemania? ¿Cómo, en la década de 1930, una nación de ochenta millones de habitantes que constituía el corazón geográfico y cultural de Europa cedió tan fácilmente, sin ofrecer resistencia, a uno de los peores regímenes dictatoriales en la historia de la humanidad? ¿Fue el ascenso del régimen nazi un resultado inevitable y fatal de todo el curso de la historia alemana? ¿Pudo haber sido evitado? A medida que el 30 de enero de 1933, día en que *Hitler fue designado primer ministro de Alemania por el anciano presidente Paul von *Hindenburg, se aparta de la memoria viva para adquirir el carácter de una fecha más en la historia escrita, estas preguntas continúan rondando la imaginación y ejercitando la mente de todos los interesados en la historia de Alemania y del siglo XX. El gran volumen de literatura histórica y la profusa controversia que estos asuntos han generado son prueba, no sólo del interés que son capaces de despertar, sino también del hecho de que no pueden ser resueltos por una respuesta simple y definitiva. Una cosa parece
cierta: el ascenso nazi al poder tuvo origen en más de una causa y se presta a más de una explicación razonable. Hay quienes, tratando de desentrañar lo que consideran una falla estructural básica en la psique nacional alemana y su concepción deformada de la política nacional, retroceden incluso hasta la reforma religiosa del siglo XVI. Otros prefieren centrar su atención en el ascenso y caída de movimientos fascistas en el siglo XX, y enfatizar las raíces europeas compartidas del nazismo. Sea como fuere, uno tendría aún que explicar por qué los precursores ideológicos del movimiento nazi, fragmentados grupos extremistas con cosmovisiones völkisch –populismo basado en la conexión del pueblo germano con la naturaleza y con su pasado mítico– y antisemitas, no tuvieron oportunidad de hacer un impacto serio en la vida política alemana antes de la Primera Guerra Mundial ni –menos aún– de tomar control del gobierno. En el intento de esclarecer las circunstancias específicas que fundamentaron y posibilitaron el ascenso de Hitler al poder, parecería aconsejable no retroceder en el tiempo, y focalizar nuestra atención en la historia de la problemática democracia de la República de *Weimar, predecesora inmediata del régimen nazi.

jueves, 21 de abril de 2016

Los abogados de la corona

Los abogados de la corona



Por: *Marcos Guerrero
La Sala Constitucional ha acogido últimamente, en las diversas sentencias que ha dictado luego del 6D-2015, el pensamiento del jurista alemán Carl Schmitt, escudero jurídico del dictador Nacionalsocialista Adolf Hitler, quién aplaudió y patrocinó, como consejero de Estado, todos los actos llevados a cabo por la dictadura, entre ellos los denominados asesinatos de la noche de los cuchillos largos, los cuales identificó como “dignas expresiones de justicia revolucionaria”. Carl Schmitt, quien era conocido como el “abogado de la corona”, antes de la dictadura Nazi había escrito sobre la noción bélica de la política, el acento en la coacción del ejecutivo, la desconfianza en la deliberación parlamentaria, la neutralidad judicial, además de no creer en la separación de poderes, hechos por los cuales  “fue llamado para discutir la ley que habría de legitimar la subordinación de todas las instituciones políticas y sociales a los dictados del partido”.
No hay alguna duda del rol que desempeñan “los abogados de la corona”, pues el panorama está muy claro, estrictamente lo que hay es una transgresión del Estado de derecho, vulnerándose, por quienes están llamados a protegerla, la supremacía constitucional, que implica cumplir con tres supuestos fundamentales: 1.- La Constitución es una norma jurídica; 2.- Dicha norma se encuentra en la cúspide de la pirámide de las fuentes del derecho; y 3.- Las leyes y los demás actos que emanen del Poder Público, tales como sentencias y actos administrativos y demás negocios jurídicos deben estar cónsonos con la Constitución, y nunca contrariarla. Es por ello que se dice que la supremacía constitucional ha sido quebrantada por “los abogados de la corona” por cuanto el Artículo 7 de la Constitución dice:” La Constitución es la norma suprema y el fundamento del ordenamiento jurídico. Todas las personas y los órganos que ejercen el Poder Público están sujetos a esta Constitución”.
Lo bochornoso y patético de “los abogados de la corona” es que a los efectos de desconocer al Parlamento utilizan repetidamente los postulados de Carl Schitt, situación ética bastante deplorable por haber sido y representado éste al dictatorial régimen de Hitler, además de tratar de justificar éste abogado los asesinatos cometidos por la dictadura Nazi en Alemania, apelando a la autoridad del Estado ante la crisis y teniendo por norte la supremacía del Estado sin ningún límite en sus actuaciones ni respeto de las garantías ciudadanas. En todo caso, podemos señalar que si no hay Estado de derecho estamos en presencia de un régimen que guarda las apariencias (aunque muy poco) pero que en la realidad dicta lo que ha de hacer el máximo tribunal y las otras instituciones subordinadas y así ha venido sucediendo, solamente dicta y los subordinados cogen el dictado, es un régimen de dictados.
Para finalizar es prudente destacar lo dicho por Antonio Sanchez García, que “dictadura es aquel régimen autocrático y autoritario en que una persona o un grupo de personas dictan -de allí dictadura- al resto de la sociedad lo que está y no está permitido, lo que debe o no debe hacerse, lo que se autoriza o se prohíbe- “dictador est qui dictat”: dictador es quién dicta”.
  
http://www.diariodelosandes.com/index.php?r=site/ultcoltipo&id=11
@MARCOSGUER100
marcosguer100@gmail.com

domingo, 10 de abril de 2016

MHO: Votos en la OEA no se manejan por argumentaciones sino por intereses políticos

MHO: Votos en la OEA no se manejan por argumentaciones sino por intereses políticos

Miguel Henrique Otero en la Sociedad Interamericana de Prensa | El Nacional
Miguel Henrique Otero en la Sociedad Interamericana de Prensa | El Nacional
El presidente editorde El Nacional precisó que el fallecido presidente Hugo Chávez utilizó los recursos del país para hacer “amigos políticos” lo que ha dificultado la activación de la carta democrática

Miguel Henrique Otero, presidente editor de El Nacional, explicó el motivo de la entrega de una carta explicativa sobre la situación de Venezuela al propio secretario general de la OEA  e indicó que la situación del país poco a poco va a ir cambiando.  
“El contenido de la carta es un resumen del informe que presentamos en la SIP sobre la situación venezolana, de la prensa, el papel, atropellos contra editores contra editores y periodistas (…) Porque todos los problemas de la prensa en Venezuela están en la relatoría de libertad de expresión. La relatoría ha hecho informes sobre todos los temas que nosotros desde Venezuela hemos planteado. Es importante que esto también lo tenga Almagro.Él está en una instancia superior a la relatoría, pues los países miembros parecen no tener un interés en manejar este tema”, declaró Otero desde Punta Cana.
El editor precisó que el fallecido presidente Hugo Chávez utilizó los recursos del país para hacer “amigos políticos” lo que ha dificultado la activación de la carta democrática.
“Los votos en la OEA no se manejan por argumentaciones sino por intereses políticos.  Un país que dice que no se mete y que no tiene opinión sobre la situación de DD HH en otros países está violando los derechos humanos”.
Aunque enfatizó que el continente está cambiando. Ejemplificó casos como lo ocurrido en Argentina con la victoria presidencial de Macri y el descontento que hay en Brasil.
“Estamos en camino de la activación de la carta democrática. Ese es un camino difícil por las amistades que desarrolló Chávez en el continente. Pero el continente está cambiando. En el seno de la OEA la votación aún puede estar a favor de Maduro, ¿pero por cuánto tiempo? Esto es algo en lo que tienen que enfocarse la oposición venezolana y los demócratas del continente y más ahora que hay un cambio en Argentina y que en Brasil puede haber un cambio también”, dijo el presidente editor de El Nacional.

domingo, 3 de abril de 2016

Haro: La oposición debe trabajar en una AN Constituyente para salir de Maduro

Haro: La oposición debe trabajar en una AN Constituyente para salir de Maduro

José Vicente Haro, abogado constitucional | Cortesía
José Vicente Haro, abogado constitucional | Cortesía
El abogado piensa que mientras exista una confabulación entre el TSJ y el gobierno nacional, es imposible que la oposición logre aplicar alguna de sus métodos para alcanzar un cambio de gobierno
El abogado José Vicente Haro, presidente de la Asociación Venezolana de Derecho Constitucional, considera que la oposición venezolana debería empezar a desarrollar una Asamblea Nacional Constituyente para impulsar el cambio de gobierno que busca.
Piensa que mientras exista una confabulación entre el TSJ y el gobierno nacional, es imposible que la oposición logre aplicar alguna de sus métodos para alcanzar un cambio de gobierno. Insistió que la constituyente es la “única opción” que tiene la oposición para reestructurar el gobierno y reconstruir el país.
“Es difícil que Nicolás Maduro renuncie. La enmienda no solo requiere la sanción del Parlamento y del pueblo, sino de la promulgación del Presidente de la República (quien ya dijo que no se cambiará ni una letra de la Constitución) y del TSJ. El revocatorio tiene la traba del CNE y en cuanto a la nacionalidad colombiana del primer mandatario, ya la Sala Constitucional dijo el 7 de agosto del 2013 que eso es un eco de especulaciones”, indicó en entrevista con La Verdad, José Vicente Haro.
Sobre el referéndum revocatorio, expresó que tiene muchos impedimentos gubernamentales que ponen en riesgo la posibilidad de que se realice este año. “No es imposible, pero si difícil”, recalcó, refiriéndose a la falta de pronunciamiento del Consejo Nacional Electoral sobre la solicitud de Primero Justicia denota lo tardío que puede ser el proceso.
Explicó que la reforma de ley de Referendos, la cual se discute en el Parlamento, no cambia en nada la situación, ya que sigue centrando en el CNE la facultad de recoger firmas y huellas.
Concluyó:“En este escenario de cosas, yo creo que la MUD tendrá que estudiar la cuarta carta que se guardó bajo la manga en esa Hoja de Ruta, que es convocar a una Asamblea Nacional Constituyente. Hay que ir trabajando en esa posibilidad porque con toda esta confrontación política que se está dando, corren el riesgo de que ni la renuncia, ni la enmienda, ni el revocatorio, ni el tema la nacionalidad puedan promover un cambio de gobierno”.